domingo, 21 de abril de 2013

Auto-saboteada perfección de Cristhian Díaz

De izquierda a derecha: Piensa en mí (2010), Por qué te fuiste (2010) y ¿Y el dolor? He hablado de él (2009). Pinturas de la serie El extraño caso de Dr. Jekyll y Mr. Hyde. Acrílicos sobre tela. De la exposición Órdenes, Costumbre, Caprichos y Delirios

La vida está en otra parte. Eros es vida. Vivir es delirar. La vida sin muerte es inmovilidad. En la vida no hay recompensas ni castigo, sólo consecuencias. Vivir es el juego de no dar nada por hecho. Frases que se encuentran al interior de las pinturas que Cristhian Díaz Reyes expone recientemente en la Galería Pórtico del hotel homólogo (Aquiles Serdán 744, Centro histórico, Morelia). El contenido de estas obras desborda y quiebra la delimitación que pretendan dárseles, incluso recurriendo a los títulos de cada una en búsqueda de una pista que permita comprender qué carambas sucede en estas superficies. 
Órdenes, Costumbres, Caprichos y Delirios es una muestra en que el autor se propone “rastrear la genealogía del “bodegón”, no solamente visto a través del oficio del pintor, que a su vez se perfila por toda la tradición del arte occidental, sino planteado desde una perspectiva del mundo globalizado…” Planteado como punto de partida, Díaz establece este género de la pintura, caracterizado desde antaño por ambientes conformados por enseres de hogar y cotidianos –muy semejante a la naturaleza muerta pero con diferencias- como fondo sobre los cuales pinta una realidad aparte y mucho menos sobria que ese acomodo de tazas, platos y pocillos en el lavadero de la cocina. 
Pareciera extraño que para esta exposición individual, Cristhian Díaz haya optado por mostrar obra que data del año 2009. Activo e inquieto como es, desde entonces realiza diversas actividades que he tenido oportunidad de seguir con el paso del tiempo: uno de estos cuadros fue seleccionado para la VII Bienal Nacional de Pintura y Grabado “Alfredo Zalce” (2009). Participó en las colectivas “Bipolar” y “Gool-arte” del 2010 y 2011 respectivamente, participando en la selección de la V Bienal Internacional de Arte Universitario (2012), que se realiza en la Facultad de Artes de la Universidad del Estado de México. 
Ese mismo año presentó en el Primer Coloquio de Artes Gráficas, convocado por la cátedra de gráfica de la ahora Facultad de Artes (UMSNH), el resultado de una investigación intitulada Fiesta Perpetua, sobre la gráfica producida mediante cartelas y periódicos populares en el taller MAPECO, Uruapan. Tuvimos ocasión de compartir esa mesa de ponencias, moderada entonces por la Dra. Ioulia Akhmadeeva, coordinadora del Coloquio. Más reciente y casualmente lo encontré en la pasada emisión de la Feria Estatal del Libro y la Lectura de Michoacán vendiendo libros, con una selección muy destacada de libros de arte a precios asequibles. 
Incluso esta misma exposición, Órdenes, Costumbres, Caprichos y Delirios –la cual produjo tras ganar un premio de adquisición en el Encuentro Estatal de Pintura y Estampa “Efraín Vargas”- ya ha sido expuesta en una ocasión anterior en el Multiforo Cultural Cactux el año pasado, y los cuadros que la componen han sido carta de presentación de Díaz en las diversas muestras colectivas en que se ha hecho presente, como la conmemorativa 14 años, 14 creadores de la Escuela Popular de Bellas Artes (2011). Una entrevista que recientemente le hicieran para el catálogo de creadores visuales michoacanos Pórtense Serios (portenseserios.wordpress.com) muestra un portafolio digital de obra reciente. Y se ha visto involucrado en los Festivales Arte de la Tierra de la Cooperativa Arte Sociedad (COSA A.C.) realizando intervenciones y presentando en Michoacán el catálogo que corresponde a lo hecho en el Jardín Botánico de la UNAM, ciudad de México. 
Produciendo dibujo e investigación sobre artes gráficas, instalaciones de land-art y obras híbridas recientes ¿por qué decide exponer pintura del 2009? Me parece que la respuesta se encuentra en una circunstancia invisible a nivel de la exposición: el montaje en las salas de la Galería Pórtico se relaciona con el trabajo que ha realizado desde el 2009 para la beca del Sistema Estatal de Creadores y para obtener su grado académico como Artista Visual. 
Y a ello se refiere el autor cuando en la presentación de Órdenes… se propone “analizar el significado que tiene la representación y evolución del objeto, sin las limitaciones del objeto utilitario, para posibilitar una aproximación al objeto más acorde a una realidad estético-histórico-social más amplia, que incluya otras visiones y acontecimientos para interpretar el mundo y los objetos que nos rodean, condicionados en su función y significado…” Esto corresponde más al tema de investigación que ha desarrollado y que busca fundamentar la exposición en un ambiente académico, que a nivel de apreciación estética que pueda experimentarse a nivel de sala. Desde ahí, lo que se aprecian son ambientes cotidianos y caseros tratados de manera casi impresionista, inacabados, a medio camino de su hechura, sobre la cual se despliegan elementos disímbolos y formas de pintar absolutamente desarraigadas de la base original. Como si fuera un desorden mental, pero el quiebre aquí es pictórico. 
Gustoso de lo marginal y la experimentaciones limítrofes tanto del arte como de la cultura popular, insistente en su interés por la oposición tradición-modernidad productora de paradojas y contradicciones, rompe la estética estable del cuadro agregando conejas andróginas con cuchillos en mano, cayendo del cielo o sangrando mientras se arrastran sobre la superficie. Referencias sexuales, abstracciones de color, patrones geométricos, rayaduras y trazos descuidados con pintura acrílica y adherencias de tela y otros materiales, producen una atmósfera desencajada y de auto-saboteada perfección. 
Como si los ambientes caseros fueran el terreno de batalla donde las costumbres y los delirios se disputan el puesto del orden predominante, una irrupción irracional en el cotidiano acontecer de las cocinas y los restos de alimentos. Esta interrupción del orden usual de las cosas se corresponde con lo hecho en series más recientes de obra, como las fotografías de Lenin intervenidas con ojos y personajes que profanan la imagen edificante del ideólogo revolucionario, y los tondos ensamblados con estampados de playeras encontrados en tianguis y adhesiones de muñecos y otras figuras sobre la tela. La exposición Órdenes… representa el inicio de un corpus de trabajo que ya existe y se encuentra a la espera de ser expuesta. 

Publicado en el suplemento cultural Letras de Cambio
Diario Cambio de Michoacán. 
21 de abril 2013.

No hay comentarios:

Publicar un comentario